De-Lectio. Revista de filosofía, literatura y estética. ISSN: 2445-0316 
 

 

Retórica  Filosofía  Literatura Herm. filosófica  Creación  Teoría Literatura  Herm. literaria  Arte. Estética  Retórica filosófica  Filosofía Leng  Ética   Ricoeur  Narratividad

 
   
 

M. Alejandro Prada Londoño

Universidad de Barcelona

 

Qué dice Alejandro Prada sobre la palabra creadora

Un texto que sirve como presentación del autor para

la Revista De-Lectio

 

 

 

 

La idea de reconocimiento

en el  Hegel de Jena (desde Ricoeur)             

Orientado especialmente por A. Honneth y J. Taminiaux, en el segundo capítulo del tercer estudio de Parcours de la reconaissance, Ricœur emprende su lectura de dos obras de Hegel escritas durante el periodo de Jena: Sistema de la eticidad y Filosofía real, con el fin de mostrar que en la base del vivir juntos puede hallarse un motivo moral que contrasta con los motivos preponderantes sugeridos por Hobbes.

Hegel funda uno de los acontecimientos de pensamiento ineludibles en la reconstrucción de una filosofía del reconocimiento por varias razones: en primer lugar, porque afirma que no puede haber un yo pleno sin el concurso de vínculos intersubjetivos que, usando la terminología ricœuriana, conciernen tanto al ámbito de los próximos como al de los lejanos, incluida la figura del tercero, la de cualquier otro. Además, a la luz del filósofo de Stuttgart, la relación con los otros se consolida en instituciones que reivindican, aprecian y garantizan el despliegue de la subjetividad de cada quien. Asimismo, en la filosofía hegeliana no existe un hiato entre individuos y sociedad, dado que se pretende arribar a una totalidad en la que, al tiempo que los individuos no desaparecen sino que se constituyen como sujetos, no hay forma de oponer «lo múltiple a lo uno, lo otro a lo mismo, la división a la unificación, la parte al todo, la oposición a la conciliación».

En segundo lugar, Hegel no solo habla del reconocimiento de sí por sí mismo, sino que explicita la necesidad del reconocimiento de sí por el otro, lo que Ricœur denomina una «petición de reconocimiento». El filósofo francés construye su itinerario del reconocimiento teniendo en cuenta los referentes lexicográficos de la lengua francesa (que son comunes a nuestra lengua): en la voz activa, reconocer remite a un ámbito cognoscitivo de identificación de algo como eso y no otra cosa (yo reconozco a x como x), así como al reconocimiento de sí por sí mismo (yo me reconozco) o el reconocimiento del otro (yo te reconozco o reconozco a x como sujeto); en la voz pasiva, en cambio, soy reconocido por otro. En el reconocimiento de sí y, por supuesto, en el reconocimiento mutuo estas dos voces tienen que estar articuladas, que es precisamente lo que, según Ricœur, logra la filosofía hegeliana.

En tercer lugar, Hegel exalta las diversas formas de conflicto que aparecen a lo largo de la historia de los hombres, pues estas propician formas de lucha por el reconocimiento cuyo desarrollo se evidencia primero en el derecho –como modo formal de intersubjetividad– y luego en relaciones intersubjetivas materiales articuladas en instituciones tendientes a hacer posible la eticidad. En palabras de Ricœur, «la dinámica de todo el proceso procede del polo negativo hacia el polo positivo, del desprecio hacia la consideración, de la injusticia hacia el respeto». Esta dinámica supone, a su vez, que el conflicto, como negación recíproca del otro, tiene un carácter productivo pues las formas de lucha que activa procuran, a su vez, la erradicación de aquello que genera el desconocimiento.

Una cuarta razón que justifica el paso por Hegel es su contraste con la filosofía de Hobbes. Cabe recordar que en el apartado que precede al comentario de las obras tempranas de Hegel, Ricœur arguye que lo que él denomino «El reto de Hobbes» consiste, precisamente, en mostrar que a la base del vivir juntos no solo está el miedo a la muerte violenta o el cálculo egoísta de los in-dividuos; estos, temerosos de no poder realizar su fin último, que es la felicidad, prefieren ceder su derecho a conseguir los bienes necesarios para realizar dicho fin, e incluso depositar su voluntad en la voluntad soberana –el Leviatán– que se encarga de sancionar, en última instancia, el derecho. En contraste con las motivaciones que pone Hobbes como base del vivir juntos, Ricœur resalta que el autor del Sistema de la eticidad articula la filosofía griega y la herencia fichteana, esto es, la «primacía de la polis respecto al individuo aislado, el ideal de una unidad viva entre la libertad individual y la libertad universal; la convicción de que es en las costumbres existentes donde se prefiguran las estructuras de excelencia gracias a las cuales las formas modernas de la moralidad y del derecho hacen eco a las virtudes de la ética de los antiguos»; y de Fichte, su inclusión de la lucha por la supervivencia en «la dialéctica entre autoaserción e intersubjetividad». La primacía de la vida con otros –herencia griega– y la convicción de que no hay yo sino en relaciones intersubjetivas contrasta con la base atomística de la filosofía hobbesiana, de acuerdo con la cual, la existencia de sujetos preocupados exclusivamente por sus intereses de manera aislada, egoísta, es previa a cualquier forma de sociedad, así como a cualquier modo de organización política. De este modo, para Hobbes los hombres no desean vivir juntos más que movidos por una fuerza que se añade desde fuera y desde el exterior; en cambio, Hegel defiende «la dimensión constitutivamente relacional e intersubjetiva de la conciencia del sujeto y su originaria génesis social».

Continuación del artículo

Text Box:  

 

Prada Londoño, Manuel Alejandro: "La idea de reconocimiento en el Hegel de Jena. Una lectura con Paul Ricceur". Franciscanum 163, Vol. LVII (2015): 21-49.

 

Nota: para leer las notas y las referencias, ver el archivo adjunto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 

De-Lectio

Revista de Filosofía, Literatura y Estética

Lugar de edición: Granada

Editada por el Grupo de Investigación: Leer, interpretar, crear

(compuesto por los autores del consejo de dirección-redacción de la Revista)

________________________________________________________

Editora:

Mercedes Laguna González